Solo y sólo, ¿hay que acentuar?

Tradicionalmente se ha utilizado una tilde diacrítica para distinguir entre el “solo” adverbio y el “solo” adjetivo. Se utilizaba lo que popularmente se conoce como “acento” en una de las dos formas de “solo” para diferenciarlas en la escritura. La pregunta que nos hacemos es la siguiente: ¿hay que seguir poniendo tilde a una de estas formas?

Cristiano Ronaldo metió solo dos goles

Cristiano Ronaldo metió solo dos goles

Obama no está solo contra el Estado Islámico

Argentina pagará deuda solo si el pasivo se abona en Buenos Aires

La respuesta es “no”. Ya no es necesario utilizar la tilde diacrítica para diferenciar entre el adverbio “solo” (Pistorius solo ha sido declarado culpable de homicidio) y el adjetivo “solo” (He llevado toda esta carga yo solo). Esta nueva recomendación se desprende de la última Ortografía de la lengua española publicada por la Real Academia de la Lengua Española en 2010, según la cual se puede prescindir de esta tilde incluso en los casos en los que haya ambigüedad.

Esto es así porque el mismo contexto de la oración (tanto el escrito como el de situación conversacional) es capaz de convertirse en la herramienta para resolver la ambigüedad. En los casos extremos (por su rareza) en que no exista manera de resolver dicha ambigüedad, se recomienda la utilización de sinónimos como solamenteúnicamente. De hecho, estos adverbios ya se utilizaban tradicionalmente como sustitutos en una regla para saber si debíamos escribir el adverbio “sólo” con tilde (cuando al sustituir, el sentido de la oración no cambiaba) o el adjetivo “solo” sin tilde (cuando la oración perdía su sentido al tratarse de un adjetivo que no podía sustituirse por adverbios). 

La Real Academia da toda una explicación de los motivos que han llevado a esta recomendación de no utilizar la tilde diacrítica en los casos de “solo”. Básicamente, la razón que se esgrime es que la tilde diacrítica, por definición, se debe utilizar para diferenciar entre palabras tónicas (o acentuadas) y palabras átonas (no acentuadas). Un claro ejemplo de lo que es una tilde diacrítica lo vemos en la diferencia entre el “tú” pronombre y el “tu” posesivo (ambas palabras monosílabas y átonas que no deberían llevar tilde). En el caso de “solo”, ambas formas son tónicas y no deben llevar tilde según las normas de acentuación (ya que se trata de palabras llanas acabadas en vocal).

No obstante, lo que dicta la Real Academia es tan solo una recomendación. Quienes quieran seguir diferenciando el adverbio y el adjetivo poniéndole una tilde al primero, son libres de hacerlo, pero deben saber que está desaconsejado. En cualquier caso, nuestra recomendación es que ante la posible ambigüedad, cambiemos la forma de expresarnos o redactar para eliminarla: Cristiano Ronaldo metió solo dos goles podría interpretarse como “Cristiano Ronaldo solo metió dos goles” o como “Cristiano Ronaldo metió dos goles estando solo”.

Foto: recortada de Jan SOLO en Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>